.


Como funciona el aparato respiratorio del cuerpo humano

homeHome
Fichas el cuerpo humano Fichas de el aparato respiratorio para niños
Fichas Sistema Nervioso
Fichas Sistema Endocrino
El Esqueleto Humano
El Sistema Circulatorio
El Cerebro
Fichas Cuerpo Humano

 
 
 

Mas fichas del cuerpo humano para niños:

Las vías respiratorias
dibujo de las vías respiratorias
Los pulmones
fichas de los pulmones para niños
Fosas nasales, laringe y tráquea
fichas fosas nasales, laringe y tráquea
El sistema respiratorio
ficha del sistema respiratorio



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El aparato respiratorio es el encargado de tomar el aire de nuestro entorno y llevarlo hasta los pulmones para que la sangre capte el oxígeno y lo distribuya por todo el cuerpo.

 

Las fosas nasales:

Las fosas nasales son las entradas de aire del aparato respiratorio. Son un par de cavidades situadas en el centro de la cara, separadas entre sí por el tabique nasal, una lámina ósea. El interior de las fosas nasales el aire se calienta y humedece. Estas cavidades están recubiertas por tejido epitelial, como el resto de las mucosas. Las paredes laterales de las fosas nasales están formadas por los huesos maxilares superiores. En dichos huesos hay unas protuberancias óseas llamadas cornetes (superior, medio e inferior).

Alrededor de las fosas nasales se encuentran unas cavidades situadas en el interior de los huesos que las forman llamadas senos paranasales, que a su vez se dividen en:

  • Maxilares
  • Senos frontales
  • Senos etmoidales
  • Seno esfenoidal.

La inflamación de estos senos provoca la sinusitis.

Las fosas nasales están conectadas con la parte superior de la faringe, tambíen llamada rinofaringe.

La laringe:

La laringe es un órgano que se situa por delante del esófago, en la parte anterior del cuello y que es hueco. Está integrada por un armazón de tipo cartilaginoso unido entre sí por músculos y ligamentos.

Su extremo superior se comunica con la faringe, dónde se encuentra un cartílago, la epiglotis, encargado de abrir y cerrar la abertura laríngea con la finalidad de evitar que, mientras comemos, pueda producirse la entrada de alimento en las vías respiratorias.

El orificio interior de la laringe está comunicado directamente con la tráquea. Los músculos de la laringe son los encargados de producir los movimientos laríngeos, imprescindibles durante el acto de la deglución; otros tienen la misión de movilizar las cuerdas vocales para generar los sonidos del habla.

Las cuerdas vocales son dos formaciones a manera de pliegues, situadas una a cada lado de las paredes laterales de la laringe. cuando se produce la articulación de las palabras, ambas cuerdas se juntan entre sí y vibran. Dependiendo del grado de separación y la tensión de estas al vibrar, se producirá un sonido u otro.

La tráquea y los bronquios:

La tráquea es una estructura tubular, formada por una serie de anillos cartilaginosos unidos entre sí formando un tubo de paredes increiblemente resistentes. Los bronquios son una continuación natural de la tráquea. Son una serie de estructuras tubulares que van dividiéndose en forma de ramificaciones, hasta alcanzar tamaños microscópicos. Se encargan de llevar el aire inspirado a todos los alveolos pulmonares. Las tres misiones fundamentales de la tráquea y los bornquios son:

  • Transportar el aire inspirado hacia los pulmones.
  • Calentar y humedecer el aire transportado.
  • Depurar el aire transportado de los cuerpos extraños que pueda contener.

Los pulmones:

Los pulmones son dos órganos de unos 22 a 25 cm de altura cada uno, situados en el interior de la caja torácica y con forma de de conos irregulares. Constituyen los elementos básicos del aparato respiratorio. Su cara interna está en contacto con el mediastino, espacio sutuado entre ambos pulmones; en él se halla la tráquea, el esófago, el corazón y los grandes vasos sanguíneos. La superficie externa de los pulmones tiene un aspecto liso y brillante debido a que se encuentra recubierto por una capa muy fina llamada pleura.

el aparato respiratorio para niños

La respiración pulmonar:

En la respiración pulmonar se distinguen dos fases: la inspiración y la espiración.

  • Inspiración: se realiza cuando la caja torácica se ensancha, permitiendo que el aire penetre en el interior de las vías respiratorias y llegue hasta los pulmones.
  • Espiración: en la espiración la caja torácica se contrae, con lo cual el aire es expulsado de los pulmones hacia el exterior del organismo, a través de las vías respiratorias.

La respiración celular:

El proceso más importante de la respiración del organismo no se lleva a cabo dentro de los pulmones, sino que se trata del intercambio de gases que se realiza en todas las células del cuerpo.

El corazón reparte la sangre cargada de oxígeno (sangre arterial) por la red vascular. Cuando el glóbulo rojo o hematíe llega al interior del capilar, se produce el paso de oxígeno al interior de la célula. A su vez, el CO2 del interior de la célula debe seguir el camino inverso. La sangre cargada de CO2 (sangre venosa) es de color algo más oscuro; es la sangre que se dirigirá de nuevo hacia los pulmones para ceder el CO2 y enriquecerse de oxígeno, y así volver a iniciar el ciclo.

El aparato respiratorio generalmente incluye tubos, como los bronquios, usados para cargar aire en los pulmones, donde ocurre el intercambio gaseoso. El diafragma, como todo músculo puede contraerse y relajarse. Al relajarse los pulmones al contar con espacio se expanden para llenarse de aire y al contraerse el mismo es expulsado. Estos sistemas respiratorios varían de acuerdo al organismo.

En humanos y otros mamíferos, el sistema respiratorio consiste en vías aéreas, pulmones y músculos respiratorios que medían en el movimiento del aire tanto adentro como afuera del cuerpo. Intercambio de gases: es el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, del animal con su medio. Dentro del sistema alveolar de los pulmones, las moléculas de oxígeno y dióxido de carbono se intercambian pasivamente, por difusión, entre el entorno gaseoso y la sangre. Así, el sistema respiratorio facilita la oxigenación con la remoción concomitante del dióxido de carbono y otros gases que son desechos del metabolismo y de la circulación.

El sistema también ayuda a mantener el balance entre ácidos y bases en el cuerpo a través de la eficiente remoción de dióxido de carbono de la sangre.

Aprende más sobre el aparato respiratorio con este video educativo video educativo del aparato respiratorio para niños
 

Otras fichas relacionadas:

El bulbo raquídeo
el bulbo raquídeo para niños
La médula espinal
la medula espinal ficha

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Búsqueda personalizada